Eduardo San Román: “El mejor atributo que puede tener un médico con su paciente es ser compasivo”

El doctor Eduardo San Román, jefe de terapia Intensiva para adultos del Hospital Italiano. "Antes, a terapia intensiva iban los moribundos. Ahora, la mortalidad ronda sólo el 14%". 25.10.2018 Foto. Maxi Failla buenos aires eduardo San Roman jefe de terapia Intensiva para adultos medico del hospital italiano nota entrevista reportaje
Compartir en las redes

Nació en un conventillo de la Boca. Su papá sólo hizo la primaria y su mamá era maestra. Ese hogar muy humilde, no le impidió a Eduardo San Román ir al colegio. A los ocho años, sin embargo, se enfermó de tuberculosis. Lo atendía un médico del barrio y para las prácticas específicas su mamá lo llevaba al hospital. Cincuenta y tres años después, San Román invita un café. Es el jefe de la Terapia Intensiva para adultos del Hospital Italiano. Junto a su escritorio están los frasquitos con las pastillas para tratar la tuberculosis que guardó su mamá. Junto a la computadora de San Román también hay una guitarra que le regaló un paciente.

¿A un paciente crítico, el médico debe informarle sus posibilidades de vida?

Uno no puede decir al paciente lo que no pregunta o no quiere saber. Si el paciente no pregunta “qué chances tengo”, “qué me encontraron en la cirugía” o “si me voy a morir”, no tenés por qué decírselo. El médico le pregunta qué necesita saber. Lo importante es ser compasivo. Es el mejor atributo que debe tener un médico. No hay por qué tirarle una estadística en la cara. En Estados Unidos, sin que el paciente o su entorno pregunte, el médico te recita la estadística de prepo. Es casi una obligación legal. Mucha gente quiere saberlo porque necesita organizar temas personales. En la América más hispana o latina, el medico le cuenta al paciente todos los elementos para que comprenda la situación. Y los detalles, eso es de acuerdo a lo que el paciente quiera saber.

¿Saber todo puede repercutir en la recuperación del paciente?

En la terapia intensiva hablás poco con el paciente porque en general están sedados por su gravedad. Pero si el familiar es un matemático o un ingeniero o alguien que maneja números, te preguntan directamente qué chances tiene su familiar de sobrevivir. Sin embargo, la gente común, que no está vinculada al pensamiento matemático o exacto, no quiere saber absolutamente todo. Y, en la práctica, el médico aprende esa destreza de cómo manejarse con el interlocutor.

¿Cómo es trabajar en el filo entre el Cielo y la Tierra?

Me recibí en 1980, en pleno auge de la explosión tecnológica y eso influyó mucho en la terapia intensiva. Era el chiche nuevo porque todo empezó a ser medible. Pero justamente por esa característica de vivir en el filo con la muerte, no mucha gente se dedicaba a esta especialidad. Sin embargo hoy, la terapia intensiva no representa ese límite entre la vida y la muerte.

¿Por qué?

En los ‘60 llegaban sólo los desahuciados. La mortalidad rondaba el 80% en terapia intensiva. Y ahora está cerca del 14%. Y varía según la especialización y la patología. En las unidades de grandes quemados la mortalidad es mayor. Como en la gente de edad avanzada o con un ACV. En el Hospital, en general, la muerte no supera el 15%. Lo mejor que le puede pasar a un paciente es tener un médico que se dedique a él. El médico de cabecera, que sigue existiendo, pero debe adaptarse a las nuevas tecnologías.

¿Qué significa la humanización en terapia intensiva?

A eso apuntamos. Nancy Molter, una enfermera norteamericana, dice: “Las familias no son visitas en la terapia intensiva, son mucho más. Debería haber un espacio especial para su comodidad y compartir una habitación”. Son discusiones permanentes en la medicina. La familia también debería participar en las discusiones profesionales y recibir la información adecuada. Si el familiar está sentado al lado del paciente, sin hacer nada, también eso lo angustia o empieza a interpretar mal los sonidos del monitor y le genera estrés. Lo mejor es darle tareas. Que ayude a higienizar al paciente. O aprender junto al kinesiólogo las maniobras para ayudar a rehabilitar al familiar, ponerle crema, etc.

¿Y si la familia no lo quiere hacer?

No lo hace. Pero la mayoría quiere. Se sienten útiles. La humanización tiene que estar en todo el hospital no sólo en la terapia intensiva. Pero la primera humanización es la accesibilidad a la salud. La gente tiene que poder recibir la medicina adecuada, y no que eso dependa de tu condición económica. En los mejores hospitales del mundo miden la accesibilidad, que es el seguro de salud universal. En el mismo hospital donde se atiende el rey se atiende la gente común. Además, los hospitales deben invertir más en atención primaria y medicina preventiva. Y menos papeleo. Por último, los hospitales deberían dedicarse más al trabajo social y la educación para la gente. Por ejemplo, mandarle un correo al paciente con qué controles le tocan.

¿Qué es la muerte?

Es un hecho natural que queremos tener lo más lejos posible. Aún así, es lo que cierra el ciclo vital. Pero a nadie le gusta morir, sobre todo cuando te va bien o disfrutás. Alguien que sufre te dice “me quiero morir”. Lo dicen en serio y pienso que tienen razón. Cuando no podés evitar el sufrimiento de alguien, tenés que aliviarlo. Es la medicina paliativa, una especialidad que te permite vivir más tiempo, lo mejor posible. En el mundo burgués, donde la gente come dos veces por día y se va de vacaciones, sólo el 10 % se muere en forma repentina. Eso te da la oportunidad de pensar en la muerte. La muerte digna es evitar el encarnizamiento terapéutico. Es decir, no seguir interviniendo con medidas extraordinarias que no redundan en un beneficio sino en prolongar artificialmente la vida atada a las máquinas, sin un resultado final adecuado.

Señas particulares

Eduardo San Román, 61 años, es médico especialista en terapia intensiva. Se recibió en 1980 en la UBA y desde 1982 trabaja en el Hospital Italiano de Buenos Aires en Terapia Intensiva. Desde 2010 es el director de este área. En 1990 estuvo en el Jackson Memorial Medical Center de Miami donde se especializó en Trauma. En 1993 pasó por el Medical Center de la Universidad de Pittsburgh, en el área de Trasplante Pulmonar y Recuperación. Y en 1995 hizo entrenamiento en síndrome pulmonar por hantavirus, en Atlanta. Tiene un hijo que es periodista y vive en Madrid.

 

Foto. Maxi Failla. Buenos Aires. Eduardo San Roman jefe de terapia Intensiva para adultos médico del Hospital Italiano nota entrevista reportaje

Fuente; Clarín Opinión 11/11/2018https://www.clarin.com/opinion/eduardo-san-roman-mejor-atributo-puede-tener-medico-paciente-compasivo_0_YIeNnCXbn.html

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *