I Encuentro de Medicina Narrativa en UTI

En el marco del VIII Simposio Internacional de Cuidados Críticos de la Fundación de Cuidados Críticos del Hospital Italiano y como cierre de las Jornadas de Enfermería, se realizó el primer encuentro de Medicina Narrativa en Terapia Intensiva,  cuyo lema fue “las historias en la Humanización de la práctica“.

Participaron de la mesa la Lic Silvia Carrió, el Dr Jorge Janson, la Dra Emilce Cortez y la Lic Ana Díaz Coordinó el encuentro la Lic Mariana Pedace.

Algunos de los temas que se tocaron fueron:
– Qué  es la Medicina Narrativa

– La potencia de los relatos en la actividad asistencial

– Competencias narrativas en los cuidados criticos

– Historias en primera persona

Este encuentro inaugura formalmente la intersección de los relatos con la Terapia Intensiva como campo propicio para que se expresen todas las voces de la Terapia, así como para enriquecer  y transformar la práctica asistencial.

 

 

 

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK

Comenzó el Simposio FCCHI 2018!!

Hoy fue el primer día del Simposio  FCCHI 2018!!

La cantidad de inscritos colmó las expectativas y va en aumento. No obstante, debido a inconvenientes del sistema informático mañana miércoles 25 de abril, seguirá abierta la inscripción in situ para aquellos que no han podido hacerlo previamente. El día miércoles  tendrán lugar las Jornadas de Shock y Soporte Nutricional, además de continuar las de Enfermería. 

Hoy se se desarrollaron las Jornadas de:

  • Actualización Multidisciplinaria”Enfoque médico – quirúrgico y nutricional del paciente con cirugía mayor”,
  • Enfermería
  • Sedación y dolor y
  • Estudiantes de Medicina

Compartimos algunas imágenes con ustedes.  Los esperamos!

 

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK

Ateneo de Bioética en Terapia Intensiva

En el día de fecha el Comité de Ética del Hospital Italiano de Buenos participó de un ateneo en Terapia Intensiva de Adultos en el que el Dr Jorge Sinner presentó el caso de una ex paciente crítica.

Asistieron por parte del Comité: la Dra Rosina Pace, la Dra Laura Pezzano, la Lic. Corina Kowacs, la Lic. Victoria Rosso, la Dra Vilda Discacciati, la Dra Laura Massaro, el Dr Javier Pollán y el Dr Adolfo Roitenburd y, por parte de UTIA: médicos, enfermeros y otros profesionales de la Unidad. El ateneo se extendió durante una hora y media en la cual se dio un rico intercambio al analizar el caso presentado en un contexto interdisciplinario.

Coordinaron el encuentro Lic. Pilar Buchanan, el Dr Eduardo San Román y  Lic Mariana Pedace.

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK

Experiencia por Coordinación de Trasplantes y Tejidos, Hospital Clínic de Barcelona

Por Camila Galván, Residente de Enfermería de Terapia Intensiva de Adultos, Hospital Italiano de Buenos Aires.

En el marco de mi formación tuve la oportunidad de realizar una estancia formativa con el equipo de Coordinación de Trasplantes y Tejidos del Hospital Clínic de Barcelona, quienes son referentes en el tema a nivel mundial y tienen como objetivo principal generar el mayor número de órganos y tejidos posible para uso clínico aprovechando al máximo el potencial generador del Centro.
El equipo se compone por médicos y enfermeros con experiencia en servicios de cuidados críticos, quienes cumplen diversas funciones en el proceso de donación, el cual consiste en identificar, detectar, seleccionar, evaluar los donantes potenciales y coordinar los procesos de mantenimiento del donante, extracción, transporte de equipos de ablación de tejidos u órganos.
La actividad asistencial del equipo de coordinación de trasplantes, está orientada a garantizar el control de calidad de todo el proceso de la donación, con la finalidad de satisfacer las necesidades y expectativas de todos aquellos pacientes, facultativos y centros sanitarios que lo necesiten.

Me propuse como objetivo, aprender el proceso de detección de los potenciales donantes, crucial para obtener resultados positivos, ya que es la primera causa de pérdidas de donantes en el mundo. Para revertir tal situación es necesario un equipo de trabajo dedicado, poseer sistemas de alerta, realizar rondas diarias y concientizar a los profesionales sanitarios de áreas críticas (UCI, Urgencias).
En el Hospital Clinic existen dos tipos de detección, pasiva a través de aviso de las salas generadoras solicitando certificado de defunción, o de los propios profesionales asistenciales para valorar un potencial donante de tejido. Dado que con este modelo, el equipo detecta todos los exitus ocurridos en el hospital y así valora la potencialidad de la donación de tejidos. Por otra parte la detección activa por medio de visitas a áreas colaboradoras, detección administrativa por historia clínica electrónica de los ingresos a servicios de cuidados críticos y semicríticos, detección con carácter de urgencia mediante activación de código alarma por radio portátil y detección por llamadas telefónicas del equipo asistencial de las unidades de cuidados intensivos para la identificación de potenciales donantes de órganos y tejidos. En mi experiencia creo que tal forma de trabajo posiciona al equipo de Coordinación en uno de los Hospitales con mayor número de donantes de la región y sirve como modelo de trabajo para otros centros.

Para llevar a cabo tales procesos, también es fundamental la colaboración interdisciplinaria, mantener una comunicación fluida, diplomática y efectiva para actuar las 24 horas del día.
La coordinación de trasplantes y tejidos es un claro ejemplo de trabajo en equipo en el que cada día interviene un porcentaje mayor de profesionales.

“Sin identificación no hay donantes, sin donantes no hay trasplantes”. Xavier García, enfermero coordinador de trasplantes y tejidos, Hospital Clínic de Barcelona.

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK

Residencia de Enfermería en Cuidados Críticos

Sabemos de la importancia que tiene la formación y actualización continua en los profesionales de salud. Enfermería no es una excepción a esto. Sus funciones se han potenciado siendo esenciales en la investigación, en la participación de políticas de salud y en el promoción de un entorno seguro.

Por este motivo, la residencia de enfermería tiene el objetivo de capacitar al enfermero para su desempeño en la unidad de cuidados críticos, profundizando los conocimientos que competen a dicho profesional  y adquiriendo las habilidades necesarias para la atención de la alta complejidad del paciente críticamente enfermo.

Poder realizar la residencia en Enfermería es una posibilidad única para formarse como profesional.

Los requisitos de inscripción son:

  • Ser Licenciado en Enfermería
  • Ser ciudadano: Argentino o Italiano con DNI argentino y con matrícula habilitante
  • Extranjero que haya desarrollado la totalidad de la carrera y egresado de una universidad Argentina con DNI argentino y matrícula habilitante
  • Extranjero que haya egresado del Instituto Universitario del Hospital Italiano de Buenos Aires como Licenciado en Enfermería con DNI argentino y matrícula habilitante
  • Tener promedio 6
  • Abonar arancel de inscripción

La elección de los postulantes se realiza a través de una entrevista personal con las autoridades del servicio.

Duración: 3 años

Vacantes por año: 4

Consultas: ana.diaz@hospitalitaliano.org.ar / katia.acosta@hospitalitaliano.org.ar

Responsables del Programa:

Lic. Ana Diaz y Dr. Eduardo San Román

Coordinación docente: Lic. Marcela Mastantuono

Jefa de Residentes: Lic. Katia Acosta

Residentes de Tercer año: Enf. Lucia, Gómez y Lic. Andrea, Ramos

Residentes de Segundo año: Lic. Nestor Bertoia; Lic. Hector, Figueroa; Lic. Jimena, Haidar y Lic.Venancio López

Residentes de Primer año: Lic. Pedrozo, Emilio; Lic. Potenzoni, Antonella; Lic. Apolinario, Jonatan y Lic. Chapoñan, Gustavo 

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK

La importancia de la escucha activa para los profesionales de la salud

Uno de los mayores problemas que tenemos los profesionales de la salud a la hora de llevar a cabo una comunicación eficaz es el poco o nulo ejercicio de la escucha. Como generalmente somos poseedores de la información respecto a lo que hay que hacer, o bien, a lo que se ha hecho para mejorar el estado de salud del paciente, estamos habituados a “hablar”: informamos, damos al paciente indicaciones, pautas, la medicación que debe tomar, etc, pero no nos planteamos que escuchar al paciente o la familia puede tener, por sí mismo, un efecto sanador.

Oír y escuchar son dos verbos que se suelen utilizar indistintamente para una misma cosa, sin embargo, no tienen el mismo significado. El verbo oír, según el diccionario de la Real Academia Española, significa: percibir los sonidos con el oído, por tanto, oír está relacionado con el proceso fisiológico auditivo, a través del mismo, se perciben kas vibraciones de sonido. Es un acto involuntario, queramos o no esas vibraciones van a llegar a nuestro cerebro. En cambio, escuchar, significa prestar atención a lo que se oye. Es un proceso psicológico que, a partir de lo que se está oyendo hace que el que escucha se sumerja en el mundo interior del que lo expresa. “Escuchar activamente” es, por lo tanto, un acto voluntario que va acompañado de un esfuerzo mayor por parte de la persona que escucha, lleva implícito poner atención e interés para sentir lo que el otro siente cuando nos lo manifiesta.
La escucha tiene la capacidad de “aliviar” tensiones. La mayoría de las veces que un paciente y/o familia se siente incomprendido es porque no ha tenido la posibilidad de poder expresar abiertamente sus dudas y temores. Escuchando activamente damos al otro la posibilidad de compartirlas, proporcionando apoyo emocional. Escuchar supone observar al otro. Compaginando la escucha con la mirada podemos transmitir acogida, inspirar confianza,  proporcionar atención y habilitar a la persona manifestar lo que realmente le preocupa.
El enemigo más importante de la escucha activa es el “ruido”, y no tanto el ruido como un hecho físico, sino todo aquello que dificulta prestar atención al otro. Algunos elementos que producen “ruido” y que impiden la escucha activa:
– El apuro
– El prejuicio, la tendencia a hacer juicios de valor anticipados sobre lo que nos cuentan, llegando a conclusiones demasiado prematuras.
– Las resonancias excesivamente movilizantes de lo que nos cuenta respecto de nuestra propia historia
– La ansiedad por la cercanía con el otro
– La tendencia a  dar consejos que no se han pedido
Escuchar de manera activa significa superar la barrera que imponen estos elementos. Cuando esta barrera se supera, la escucha se convierte en un acto de ayuda.
Ciertas variables ayudan a escuchar activamente:
»La paciencia
»El respeto
»Tono de voz calmo
»Postura adecuada
»La mirada dirigida al otro
»Asentir
»Resumir lo que el otro dice o parafrasear
El objetivo de una buena escucha es que sirva, como decíamos anteriormente, de catalizador. Escuchando activamente podemos explorar como vive el otro lo que nos cuenta, cuáles son sus expectativas, hasta donde comprende los hechos. Obviamente no se trata de dar respuesta a todos sus problemas, entre otras cosas, porque es la persona quien tiene esa respuesta, como dice Edgar Jackson, “lo importante no es lo que la vida te hace, sino lo que tú haces con lo que la vida te hace”. El papel del que escucha es catalizar el proceso para que, con ayuda, la misma persona pueda resolverlo.
Ante la presencia de actitudes agresivas, la escucha activa puede suavizar tensiones. Permitir expresar las emociones reduce la hostilidad. Si bien es cierto que no basta con escuchar, de alguna forma hay que transmitir que se está haciendo, por lo que hay que interpretar el mensaje, y no sólo el verbal, sino también el del contenido emocional de la hostilidad. Si la escucha no va seguida de una respuesta de comprensión, puede tener un doble efecto negativo, ya que la persona puede sentirse ignorada. Es por ello que todas las técnicas de comunicación efectivas parten de la Escucha Activa.
En situaciones de crisis emocional sentirse escuchado es sentirse aceptado y comprendido, y es a partir de este reconocimiento de su vivencia subjetiva que la persona puede empezar a aceptar su realidad.
Un estudio mencionado realizado por Lautrette y cols y publicado en New England Medical Journal, analiza precisamente la relación existente entre el estrés sufrido por familias de pacientes fallecidos en Unidades de Críticos y la duración de las entrevistas que los médicos mantuvieron con ellos. En dicho estudio queda claramente demostrado que el tiempo de “escucha” pudo aliviar los síntomas de las familias.
El estudio se realizó en 126 familiares de pacientes críticos en 22 UCIS. Se dividieron en dos grupos: los del grupo de “intervención”, tuvieron entrevistas de 30 minutos frente a 20 minutos y pasaron más tiempo hablando (14 minutos frente a 5 minutos) que los del grupo “control”. Se empleó una escala que valora síntomas relacionados con estrés postraumático, IES (Impact Event Scale) y otra de ansiedad y depresión, HADS (Hospital Anxiety and Depression Scale). Los familiares del grupo de “intervención”, mostraron unos valores de IES de 27 frente a 39 y de HADS de 11 frente a 17, significativamente más bajos que el grupo control. El estudio constata que los familiares se sintieron más aliviados porque tuvieron más tiempo para asimilar la información, y al poderse expresar y sobre todo, al sentirse escuchados, se sintieron comprendidos y facilitó la adaptación a la nueva realidad. Si bien es cierto que la entrevista duró algo más que las del grupo “control”, es muy importante resaltar (demostrado en otros estudios), que no es tan importante el tiempo de duración de las entrevistas, sino la gestión que se hace del tiempo del que se dispone, dando la posibilidad al otro de que se exprese, y por tanto sentirse escuchado.
Aquí entra en juego una frase que de tan extendida y utilizada se ha convertido en una especie de “latiguillo”: “No me tengo tiempo”.” ¿Cómo voy a pararme a escuchar cuando tengo tantas cosas por hacer?”, es decir: la presión asistencial, el poco tiempo del que dispone el profesional. Es cierto que trabajamos con mucha prisa y exigencias, pero también es cierto que el tiempo, es muchas veces la excusa que utiliza el profesional para no detenerse en el mundo interior de la familia, porque detenerse y escuchar es compartir y respetar y eso implica el esfuerzo de acercarnos y ponernos en el lugar del otro. No hace falta mucho tiempo. Es tomar la decisión de estar, escuchar y no juzgar.
El siguiente fragmento de “La Escucha” de O ́Donnell, es revelador de la necesidad que tiene una persona que se encuentra en una situación de crisis, de ser escuchado, más que de escuchar:
“Cuando te pido que me escuches y tú empiezas a darme consejos, no has hecho lo que te he pedido. Cuando te pido que me escuches y tú me dices porque no tendría que sentirme así, no respetas mis sentimientos. Cuando te pido que me escuches y tú sientes el deber de hacer algo para resolver mi problema, no respondes a mis necesidades. ¡Escúchame!, todo lo que te pido es que me escuches, no que hables o que hagas, solo que me escuches. Es fácil aconsejar, pero no soy un incapaz, tal vez esté desanimado y con problemas, pero no soy un incapaz. Cuando tú haces por mí lo que yo mismo podría hacer y no necesito, no haces más que contribuir a mi inseguridad. Pero cuando aceptas, simplemente, que lo que siento me pertenece, aunque sea irracional, entonces no tengo que intentar hacértelo entender, sino empezar a descubrir lo que hay dentro de mí”.
Poner en marcha la capacidad de saber escuchar de manera activa, implica por parte del profesional de la Salud una reflexión importante. Generalmente es el paciente y/o la familia quienes escuchan lo que les tenemos que decir. La poca o mala práctica de la escucha viene agravada porque se nos entrena para saber que hacer técnicamente en cada momento: El paciente sangra: hay que contener la hemorragia, hay una herida: suturar, hay que poner sueros: elegir una vía, y aparentemente “escuchar” es no hacer nada. Sin embargo, cubre la necesidad universal de saberse aceptado, comprendido y apoyado en situaciones difíciles y, por eso, ya de por sí tiene un efecto terapéutico.

Fuente: Selección de fragmentos y modificaciones del texto  de “Comunicación en situaciones críticas” Organización Nacional de Trasplantes. Ministerio de Sanidad y Política Social. (www.ont.es) . Lucencia Creative Commons Attribution-NonCommercial

Puede leer el texto completo en este link: http://agora.ceem.org.es/wp- content/uploads/documentos/bioetica/comunicacionensituacionescriticasONT.pdf

Compartir en: Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on VK